TOMA DE POSICIÓN relativa al informe del grupo de estudio IBA-OCDE sobre el papel que desempeñan los abogados y las estructuras comerciales interna-cionales.

14.02.2020

La secretaría de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el IBA han examinado el papel que desempeñan los abogados en la detección, identificación y prevención de comportamientos ilícitos en transacciones comerciales, más especialmente las de carácter internacional.

Este informe se rechaza en su integridad, ya que encierra un error sobre la esencia misma de la profesión de abogado. El juicio emitido sobre el ejercicio de la abogacía y sobre el oficio de abogado en sí es erróneo, puesto que el informe no tiene en cuenta las reglas profesionales legales ni las normas deontológicas de la profesión.

1. Tanto la OCDE como el IBA carecen de la competencia formal y material necesaria para redactar semejante informe. El documento ignora todas las disposiciones legales pertinentes, las normas profesionales y el código deontológico de la abogacía.

2. Por otra parte, el informe no tiene en cuenta que los abogados operan en estructuras dispares y proporcionan un amplio abanico de servicios en ordenamientos jurídicos diferentes.

Resulta contradictorio querer promover una cultura del cumplimiento e incriminar al propio tiempo la profesión de abogado en su conjunto.

El enfoque sistemático del informe es asimismo equivocado por obviar la diversidad de servicios prestados por los abogados, así como los riesgos a los que se exponen.

3. Basándose en infracciones penales aisladas, el informe generaliza y estima que el comportamiento y/o las omisiones del conjunto de los abogados son reprensibles, considerando de forma general que los abogados actúan como cómplices de sus clientes infractores.

4. Tratándose de transacciones internacionales, en particular, se acusa a los abogados de abusar del secreto profesional y el informe da a entender que los abogados solo son nombrados para infringir la ley, actuando así ellos mismos de forma ilegal.

5. Este informe desacredita de forma deliberada el estatuto de los abogados en Europa.

Es francamente absurdo insinuar que ya sería hora de que los abogados en general impidieran que sus clientes paguen sobornos. 

6. Se da a entender sin discernimiento que los colegios de abogados europeos no son capaces de mantener el orden y la disciplina entre sus miembros.

Como todos sabemos, esto es totalmente falso.

7. Este informe viene a ser, con evidentes motivos políticos, un ataque sobradamente transparente al derecho y la obligación de confidencialidad de los abogados. Este informe no contribuye a la estabilidad general, por constituir un ataque directo a los derechos de los clientes.

La Federación de Colegios de Abogados de Europa rechaza íntegramente el informe, por estimarlo erróneo y atentar a la credibilidad de la profesión.